Escultura

Para Emili Armengol la escultura no se limita a ser un volumen, porque también aflora una forma, un conjunto de signos y señales que toman corporeidad y que cada vez son más abstractas que figurativos.